Cuando hace ya unos meses Google anunciaba que en 2013 desaparecería iGoogle más de uno y más de dos comenzamos a pensar en qué hacer con nuestros feeds. La primera opción fue Google Reader, ese que hoy Google anuncia que a partir del 1 de julio eliminará de su repertorio de servicios, dejando cuatro meses para migrar a todos sus usuarios.

Y  la verdad es que aunque cumplía su función, Google Reader visualmente no terminaba de convencerme, ni en pc ni en la versión móvil.

Investigué y valoré opciones como Netvibes y al adquirir la tableta descubrí Pulse y Google Currents, pero aún así al final mis colecciones de feeds eran enlaces al vacío que nunca revisaba, lo cual no dejaba de frustrarme ya que era consciente de la gran cantidad de información a la que no accedía a pesar de seguir a muchos de los autores de esos blogs en Twitter.

Pero hace unas semanas todo cambió al descubrir Feedly. Un lector de RSS que se sincroniza automáticamente con Google Reader, lo que facilita mucho el cambio, ya que te mudas con la misma configuración de categorías y sin perder un enlace. Pero lo mejor de Feedly es  que gestiona la lectura de los contenidos de forma visual y adaptada a cada dispositivo, totalmente pensado para los momentos en los que vivimos en los que la mayoría leemos feeds en el móvil o en la tablet.

Otra de las grandes ventajas de este servicio es lo fácil que es compartir el contenido al contar con un menú desplegable y configurable con las RRSS que más utilices o con servicios como Buffer. Y como no podía faltar integra la opción de guardar para más tarde.

La única duda que me queda es cómo gestionaremos nuestro acceso los que utilizamos Reader para acceder a sus servicios.