Uno de los mayores quebraderos de cabeza para cualquier persona que decide aventurarse en el mundo empresarial es la contabilidad. Libros mayores, libros menores, declaraciones de IVA, declaración de la renta, recargo de equivalencia, … empiezan a aparecer en el plan de empresa o en las jornadas que imparten algunas de las cada vez más numerosas instituciones que se suman al fomento del emprendimiento. Llevar los números de nuestro negocio lo mejor posible debe ser una labor fundamental, pero al final, como se suele decir, “el zapatero a sus zapatos”, y si no poseemos formación administrativa, quizá gestionar nosotros mismos la burocracia fiscal suponga más quebraderos de cabeza que otra cosa.

Para evitar perder demasiado el tiempo en papeleos cada vez surgen más alternativas online que nos ayudan a diseñar presupuestos, facturas, gestionar proveedores, llevar los libros contables sin que sean ya libros ni esas temidas hojas de excel, e incluso, hay algunas que como asesorías online se encargan de la presentación de todas nuestras obligaciones fiscales. Al final, es cuestión de números, y de valoras qué opción se ajusta más a nuestras necesidades.

Asesoría Online

Cuéntica – Esta asesoría zaragozana ha desarrollado una plataforma que permite gestionar tu contabilidad en la nube de forma fácil y sencilla. Cuenta con tres tipos de suscripción: gratuito, premium (19€/mes) y profesional (50€/mes).  Es la que mejor conozco porque de todas las que probé fue con la que me quedé. Actualmente utilizo el plan profesional porque sufro pánico administrativo, aunque si facturas poco, te haces tu la declaración de la renta y te da igual  presentar el papeleo en Hacienda, el plan premium es perfecto. Además, permite llevar varias líneas de facturación, lo que para autónomos con múltiples IAE es una gran ayuda para separar la facturación de las distintas actividades que se llevan a cabo.

Tugestiononline – otra opción integral que permite la presentación telemática de impuestos, aunque eso si no te dedicas al comercio electrónico, entre las exclusiones de su módulo contable y fiscal aparece la venta a distancia, por lo que entendí que no podía contar con este servicio por ese motivo y no lo llegué ni a testear.

Si ya tenemos asesoría y lo que queremos es poder llevarlo todo desde la nube:

Sageone: una gran plataforma de mano de un líder del sector como es Sage. La aplicación cuenta con un entorno muy intuitivo y un precio competitivo de 9,90€+iva. Cuando utilicé la versión de prueba me faltó la presentación telemática de impuestos y la posibilidad de llevar diferentes líneas de facturación.

Contasimple: una opción made in Spain con un precio más que atractivo, quizá fueran los pioneros en esto de la contabilidad online, ya que están en activo desde 2008. Tienen tres tipos de suscripción: gratuita, 6€/mes y 9€/mes.

Debitoor: facturación y contabilidad online. La verdad es que recordaba esta web como una plataforma únicamente de creación de facturas. Muy interesante el módulo para integrar el extracto bancario y poder visualizar los movimiento de la cuenta bancaria en la aplicación.  Cuentan con tres planes según necesidades: gratuito, premium 5€/mes y premium plus por 10€/mes.

¿Solo necesitas crear facturas?

Hazteunafacturae es la opción online que estabas buscando.

Aprender contabilidad

Para perder el pánico a la contabilidad se puede optar por realizar algún curso o enfrentarse a la lectura de algún manual, todo ello apuntado en tareas pendientes por falta de tiempo, pero localizados.

En Google Play Books podemos encontrar “Contabilidad para todos. Introducción al Resgistro Contable” de M. Rajadell, O. Trullàs y P. Simo. Un libro gratuito que ya tengo en la biblioteca dispuesto para enfrentarme a la tarea. Eso sí, hay que “comprar” el libro por el módico precio de 0€, no te asustes cuando solicita la tarjeta bancaria, en los comentarios hay gente que se mosquea por ello.

En el canal del Youtube de la UNED encontramos el curso online de contabilidad “La contabilidad, el lenguaje de los negocios”.  Ya solo queda coger papel y boli y dedicarle tiempo, quizá en las próximas vacaciones, aunque, ¿tienen vacaciones los trabajadores autónomos?