La crisis está convirtiendo el mercado del marketing, la comunicación, el diseño, y la gestión de tiendas online, en una selva de precios en los que en muchas ocasiones la rentabilidad de las horas invertidas es igual a cero. Una tienda online no se monta en dos días, por mucho que cada vez sea más habitual encontrar anuncios que venden webs en 5 minutos o tiendas online en 10. Montar un comercio electrónico es mucho más que elegir una plantilla bonita y cargar los productos.

Si decides aventurarte a montar una tienda online deberás tener muchas más cosas en cuenta, además de la elección del CMS, el diseño o la configuración.

  • Estudio de mercado, sobre todo para saber qué hace tu competencia y cómo lo hace.
  • Alta en la Seguridad Social y en Hacienda. Lo más cómodo es recurrir a un punto PAIT, te ayudan a gestionarlo y es gratuito. Si ya cuentas con un negocio físico sólo tendrás que darte de alta en el IAE correspondiente.
  • Si no tienes asesoría deberás elegir una, o intentar gestionarlo tu mismo si tienes conocimientos para ello. El universo del IVA y el IRPF pueden hacerte sentir perdido, y a los que recaudan la ignorancia o desconocimiento de la normativa no les sirve de justificante. Si te equivocas, pagas. Eso sí, encontrar asesoría con experiencia en el mundo del e-commerce no es tarea fácil.
  • Legislación cookies.
  • Registro de las bases de datos en la Agencia Española de Protección de Datos y redacción del Documento de Seguridad. Desde los emails para newsletter, hasta las listas de proveedores. Si guardas datos debes notificarlo y seguir ciertas normas de seguridad para evitar que esa información llegue a manos inadecuadas.
  • Redacción de las Condiciones de Uso y Aviso Legal.
  • Elección de pasarelas de pago.
  • Elección de tarifas y compañía de envío. ¿Hasta dónde quieres llegar? ¿Compras y vendes a nivel internacional? ¿Qué aranceles te afectan? ¿Tienes que aplicar el recargo de equivalencia? ¿Te has dado de alta en el registro de operadores intracomunitarios?
  • Logística, packaging. ¿Cómo vas a embalar los productos?
  • Fotografía de los productos.
  • Descripciones personalizadas para cada producto.
  • Estrategia de contenidos para trabajar el SEO on site.
  • ¿Qué redes sociales me convienen?
  • Estudio de keywords para no malgastar dinero en adwords.
  • Atención al cliente. ¿Quién va a estar ahí para los consumidores?
  • Carga de productos. ¿Manual o a través de un archivo csv?
  • Integración suscripción newsletter.
  • Actualizaciones, copias de seguridad.

Está claro que podemos configurar un paquete y montar una web en 10-20 horas. Incluso puede quedar resultona si ya tienes todos los textos, las fotos, banners, logos y theme redactados y elegidos. Pero seguirá quedando mucho trabajo. No te fíes de la venta de humo generalizada que inunda la red. Llevo 6 meses trabajando en un proyecto y aunque está claro que he compatibilizado esta puesta en marcha con unos cuantos trabajos más, todavía me queda mucho que pulir. Siempre hay algo que se puede mejorar y hacer las cosas bien lleva mucho esfuerzo, dedicación, tiempo y trabajo.

Cuándo exigimos precios lowcost estamos obligando a que muchos profesionales preparados cobren una miseria por hora, lo que demuestra lo poco que se valora su trabajo. Solo hay que ver esas webs que venden artículos de 300 palabras a 1€, logos por 5€, diseños de tarjetas, banner o incluso desarrollos completos por precios ridículos. Pero además, con estas actitudes al final todos perdemos porque el trabajo de una persona infravalorada nunca va a ser el mismo que el de una persona motivada.

Antes de pedir precio piensa en cuál es tu mínimo por hora.